Es un trayecto inflamatorio (túnel) localizado por debajo de la piel que rodea al ano. Tien habitualmente dos orificios: un orificio externo en la piel cercana al ano y otro orificio interno localizado por dentro del ano. Los síntomas de la fístula son salida intermitente o frecuente de pus por el orificio externo, molestias o dolor en la región alrededor del ano e irritación.

La cirugía busca corregir la fístula de la forma más efectiva posible. Existen varias opciones que se emplearán de acuerdo a cada caso: fistulotomía (sección de la fístula y puesta a plano), seton (hilo que se coloca a través del trayecto fistuloso), colgajo de avance endorrectal (se cubre el orificio fistuloso interno con pared rectal), fistulotomía y esfinteroplastia (reparación del esfínter anal durante la misma intervención), inyección de sellantes biológicos a través del orificio fistuloso externo, sellado del trayecto con LASER, entre otros.




Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted